Noticias Deportivo Cali

Aurelio Grinberg, aniversario y recuerdos


Por Fabio Valdés

Compañero de luchas, fue a reforzar el equipo del más allá, en la Corte Celestial, y está al lado de su entrañable amigo Alex Gorayeb. Don Aurelio Grinberg Avraham, en forma tranquila y serena, murió hace un año en la madrugada del 22 de octubre, luego de soportar una penosa enfermedad y un infarto cardíaco.

Aurelio era maestro masón. Le gustaba ayudar en forma secreta a las personas que de una u otra manera le colaboraron en sus diversas actividades. Siempre le sonrío a la vida. Tenía un sello inconfundible: respuestas cortas y seguras, lo que le llevo a destacarse entre los grandes de la institución Verdiblanca. Ex directivo, Ex presidente, asesor y consultor.

Bien lo dijo el periodista y columnista Demetrio Arabia: “La ética y honradez de Aurelio dignificaron la historia del Deportivo Cali. Y unas frases de Grinberg Avraham: “Mi estilo no es mendigar nada”. “La vida es la mejor escuela. Pero cuando no se está atento a las lecciones de la vida de nada sirve la escuela”.

Aurelio Grinberg

Colombia lo recibió con los brazos abiertos, aquí hizo su familia, empresa y se vinculo al Club que era su amor, pasión y sentimiento.

Hasta poco antes de morir, Aurelio repitió que “el éxito en el fútbol es estar en la jugada para alcanzar los máximos anhelos, títulos y copas. Estar con los técnicos, los jugadores, los árbitros, los empresarios, los periodistas, las barras y los políticos. Vivir 26 de las 24 horas del día dentro de este apasionante mundo”.

Aliado de las concentraciones de los equipos y de los premios a los futbolistas, pero prefería negociar sueldos para llegar a tablas motivadoras porque los jugadores profesionales –no importa la nacionalidad- los motivan mas los premios que el sueldo mensual.

Grinberg, fue el gestor de la traída de Carlos Alberto “el Pibe” Valderrama y del delantero uruguayo Carlos Amaro Nadal, quienes posteriormente fueron negociados al exterior dejando buenos dividendos económicos para el Deportivo Cali.

Aurelio, serio con temperamento y calidad. Con Alex Gorayeb en épocas difíciles sacaron dinero de su bolsillo, firmaron pagarés y se responsabilizaron del equipo. Trajo a dos hombres de gran calidad y prestigio para la gerencia: Humberto Palacios el popular “Hupa” y luego al “Caballero del Fútbol” Heriberto Bohórquez.

El mejor jugador que vio como dirigente y como hincha fue el peruano Miguel “El Mago” Loaiza. El mejor Deportivo Cali el de 1965, cuando la primera estrella, y en 1978 cuando quedo Subcampeón de la Copa Libertadores con Carlos Salvador Bilardo, y como no recordar también el Cali de 1999 año en el que de la mano de José Eugenio “Cheché” Hernández alcanzamos el segundo subcampeonato de la Libertadores.

Tres técnicos de su predilección: el argentino Francisco “Pancho” Villegas, el yugoslavo Vladimir Popovic y Carlos Salvador Bilardo.
Como dirigente, Aurelio impuso su criterio y entregaba su aporte así sacrificara aspectos de la vida familiar y económica. Jamás se avergonzó de su escasa preparación académica pero mostraba con orgullo su éxito empresarial, reservado para los privilegiados.

Visionario, piadoso y místico. Nos quedó su eterna sonrisa y su característico tabaco. Todo lo conquistó con base en su propio esfuerzo y el de su familia… ¡SHALOM!