Noticias Deportivo Cali

A solo un paso de nuestra casa…

Culminar la construcción del estadio del Deportivo Cali es una prioridad que no pierde vigencia dentro de la agenda del actual Comité Ejecutivo, en cabeza del Presidente Óscar Astudillo. En ese sentido, son varios los trámites que se han surtido, especialmente ante la CVC, para garantizar la funcionalidad del escenario a la mayor brevedad posible.

Sin embargo, antes de profundizar en requisitos de tipo legal, es necesario ponderar la tarea efectuada en el corazón del escenario: la cancha.

Transcurría el mes de abril del presente año cuando, gracias al respaldo del Ingenio San Carlos, se dio inicio al proceso de recuperación del césped. Por supuesto, se buscó la mejor opción en el manejo de estas lides y se llegó a un acuerdo con la firma Equiver Ltda., empresa encargada de la adecuación de las distintas gramillas utilizadas durante el Mundial Sub-20.

El primer reto consistió en erradicar la maleza, o al menos controlarla, una batalla que se libró en medio del incesante verano. Luego, el objetivo fue alcanzar los estándares de calidad, sometiendo el terreno a una rigurosa adecuación. Tras seis meses de pertinaz labor, la gramilla tipo bermuda quedó finalmente a punto, a la espera de un ingrediente esencial, el balón.

La tarde del 10 de octubre, dieciséis meses y quince días después de la última presentación de nuestro equipo en Palmaseca (victoria 1-0 ante Nacional con anotación de Breiner Belálcazar), el plantel profesional tuvo la posibilidad de realizar una jornada de entrenamiento en su majestuosa casa.

“Hacía falta recibir el calor del grupo. Los jugadores se sintieron satisfechos y la cancha respondió muy bien”, señaló Graciela Vargas, administradora de la Sociedad de Copropietarios, al concluir la práctica.
El esfuerzo se veía reflejado en la confección de un tapete cuyo radiante verdor se confunde con el color predominante en nuestra divisa.

Para fortuna de todos quienes llevamos a Deportivo Cali en el corazón y nos enorgullecemos de su prestigio como institución pionera, el Comité Ejecutivo no descuidó otros frentes que permitirán reactivar el funcionamiento del estadio a instancias de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca.

Fue así como se logró la terminación de la planta de tratamiento de aguas residuales. Ubicada a un kilometro del recinto, la PTAR, se convierte en el área que sustentará el desarrollo no solo del área construida sino además, en un futuro, el de los sectores aledaños. Esta zona, que demandó una importante inversión económica y de tiempo, fue recibida con honores por parte de la CVC.

Igualmente, se duplicó el suministro de agua con la consecución de otros tres tanques de almacenamiento, cada uno con capacidad para 12.000 galones. De esta forma, la red hidrosanitaria contará con una provisión de 72.000 galones del preciado líquido, suficientes para abastecer el total del aforo durante cualquier tipo de evento.

Los canales encargados de recolectar las aguas lluvias para trasladarlas hasta el canal interceptor ya se encuentran adecuados y recibieron el visto bueno de la CVC. Respecto al cuarto requisito, manejo de los residuos sólidos, también fue cumplido. Se construyeron los shuts de basura y en cada piso se instaló una compuerta con destino hacia los respectivos depósitos.

El único ítem pendiente es el tema de la vía alterna, situación que también va evolucionando.