Foto Cortesía: El País Cali

Déiber Caicedo y su historia de amor por el verde del Deportivo Cali

Corría el minuto 58 del partido entre Deportivo Cali y Envigado, válido por la primera fecha de la Liga Águila 2018 – I. El profesor Gerardo Pelusso se acercó al banquillo y llamó a Déiber Caicedo, un joven de 17 años, desconocido para muchos en la tribuna.

“El profe me llamó y me dijo ‘vas a entrar por Sambueza, entrá con confianza y tranquilo’. El asistente (Líber Vespa) dijo que hiciera lo que habíamos trabajado en la semana, con mi ritmo ‘picantoso’, encarando, para ganar la línea de fondo y colocarle pelotas al delantero”, contó el canterano.

Algunas caras de sorpresa se vieron en nuestro estadio, cuando el jugador, que no pasa el 1,66 de estatura, ingresó al campo de juego, en un partido bastante cerrado.

Déiber Jair Caicedo Mideros, nació en Barbacoas, Nariño, el 25 de marzo del año 2000. Sus padres son Jhojan Caicedo y Tania Mideros. ‘Don Dei’ como acostumbran a decirle sus compañeros de Cantera, es el segundo hijo y único hombre de los cinco concebidos por la pareja. Desde que tiene memoria, su mayor pasión ha sido el fútbol, como él mismo lo cuenta.

“Mi primera escuela fue ‘Los Galácticos’, a los 9 años. Desde ahí empezó todo, empecé a jugar en las canchas del pueblo. Cada torneo que jugábamos quedaba goleador o mejor jugador, en uno de esos, unos técnicos del pueblo me escogieron a mí y a otros tres muchachos, entre esos estaba Mateo Casierra quien también jugó en el Cali y ahora está en Europa; nos escogieron para ir un torneo a Ipiales, en el que seleccionarían a algunos jugadores para llevarlos al Milán”.

Déiber Caicedo celebra anotación con la Sub 17 frente a Barranquilla FC, por el Torneo Nacional.

En ese torneo, Déiber fue seleccionado. “Ahí escogieron a los dos mejores jugadores, entre esos estaba yo, me gané ese cupo para ir a Milán, gracias a Dios se dio la oportunidad de ir, después volví a Colombia y me regresé a mi pueblo, a los meses ya me vine acá a Cali. Una tía me llevó al satélite Andrés Sanín, ahí estuve cuatro meses y de ahí pasé a la Cantera, donde empecé el proceso”.

El amor de Déiber Caicedo por nuestro equipo nació de forma peculiar, gracias a uno de sus vecinos. “Yo tenía un vecino que veía jugar mucho al Cali, y le enviaba muchas energías positivas, y yo lo escuchaba gritar “Deportivo Cali” y me quedó sonando ese nombre. Una vez vi jugar al Deportivo Cali y me gustó ese uniforme verde. Desde que salí del pueblo y mi mamá me dijo que a qué equipo quería ir, yo le dije que al verde, al verde de Cali, entonces ella me llevó al Cali”.

Después de eso, el extremo conoció mucho más de nuestra institución por diversos comentarios. “Por ahí ya me enteré que era una de las mejores canteras de Colombia, y de Suramérica, que la competencia era muy fuerte, entonces en mi mente decía que eso era mejor para uno, para superarse como jugador también, que le estén exigiendo ahí a un lado de un compañero, eso es bueno” contó.

El canterano, llegó al Satélite Andrés Sanín a una categoría superior. “Me tiraron a la guerra como dice uno –comenta entre risas-, yo siendo 2000 me colocaron a probar con jugadores del año 1999, pero bueno, hice lo que pude, logré demostrar algunas cosas y me quedé en esa categoría”.

Tras su paso por el Satélite Andrés Sanín, los veedores no tardaron mucho en notar su gran talento y un par de meses después se vinculó a nuestra Cantera de Oro. “Yo llegué a la Cantera directamente a los 13 años con el profesor Prudencio Viveros que me vio algunas cosas buenas, él fue quien hizo toda la gestión junto con los hijos y el profesor Américo Orbes (q.e.p.d). Ellos fueron los que hicieron todas las vueltas para acercarme a la Cantera. Con la categoría Gorrión quedé campeón de Liga Vallecaucana ese año”.

Foto cortesía: Fútbol Red.

Déiber Caicedo celebra gol en los Juegos Bolivarianos 2017. (Foto cortesía: Fútbol Red).

Dentro de su corta carrera, Caicedo ha jugado en Selección Valle Preinfantil, fue campeón en el 2015, tuvo proceso en Selección Colombia Sub 15 y Sub 17, además jugó el Mundial del 2017 en la India.

Fue campeón del torneo Tahuichi con la Selección Colombia Sub 15 en Bolivia (año 2015), siendo escogido mejor jugador. En el Torneo amistoso ‘Cuatro Naciones’ que se jugó en México a mediados del 2017, Déiber también logró destacarse, quedándose con el galardón de mejor jugador.

La historia dirá que gracias al amor de uno de sus vecinos por el Deportivo Cali, el Canterano persiguió el sueño y el 3 de febrero de 2018 lo alcanzó, jugando sus primeros 32 minutos con la casaca verdiblanca, dejando buenas impresiones con dos acciones de riesgo que preocuparon a la defensa de Envigado.

“La verdad me quedó sonando ese nombre Deportivo Cali y dije, algún día me gustaría jugar ahí, y bueno, gracias a Dios las cosas se están dando de la mejor manera, podemos seguir evolucionando”, dijo Déiber.

En cuanto a sus primeros minutos como titular, el atacante expresó: “Entré un poco tenso, jugar en Palmaseca es un poco complicado, por la gente, pero ya cuando pasaron los minutos todo se hizo normal. Mi pensamiento era entrar y demostrar la confianza que me había dado el profe, aprovecharla al máximo y decir, ‘bueno, mi sueño se ha hecho realidad, y jugando aquí de local, con mi gente’. La verdad, el profe me ha dado una confianza muy buena y estoy muy agradecido con él”.

Sueño hecho realidad para Déiber Caicedo, quien se ha ganado poco a poco la confianza del profesor Gerardo Pelusso y espera seguir teniendo minutos, que le ayuden a afianzarse cada vez más en el primer equipo.

¡Felicitaciones Canterano!

¿Quieres seguir leyendo?

Comparte la nota